jueves

el chinito


El siguiente post, es uno de esos que cabrían perfectamente en este blog.

Pero por el tema de la semana de Recolectivo, lo puse allá. Osea que pretendí matar a dos pájaros de un tiro y causarles la "molestia" de cliquearle AQUÍ para que lo lean y vean.


Porque si sólo ven la ilustración no van a entender nada.

lunes

la lengua

De verdad es increíble la cantidad de lugares donde venden tacos en el D.F.
No sólo eso, además la variedad que hay: Suadero, longaniza, bistec, médula, cabeza (gulp), buche, nenepil, sesos, ojo, al pastor y lengua, entre muchos más.

Creo que he probado de todos, en Chihuahua predominan los de carne asada y bistec. Casi no se meten en otras minucias, sin embargo sí he comido allá tacos de lengua... y eran de mis favoritos:

Todo un juez de Iron Chef. (el primer "está" lleva un acento invisible)

Hace unos días, fui por mi ración de proteínas.
Degustaba dos de suadero, cuando, me dije a mí mismo: Kabeza, date un lujo y consiéntete en esta ciudad de la furia en donde nadie te consiente y nomás andas dando lástimas a donde vas.
Luego de la bonita instrospección, le dije al taquero que era como un Wolverine sin súper poderes: -Buen hombre, sírvame uno de lengua, si fuera usted tan amable.

Pero no había preparados, así que sacó de no sé dónde un órgano gangrenado que todavía palpitaba, como de 60 centímetros y me dijo:

Sí, era un lengua de no sé qué, pero era una lengua. Nótese cómo mi estómago se estresó y hasta musitó algo.

Puso la cosa esa sobre el tronco ese donde cortan lo que uno se va a comer y de una tajada mi vida dio un giro de más o menos 64 grados.
Entonces mientras mi estómago se infartaba y me advertía cosas en clave, le pedí al taquero que me diera el taco para llevar.

Llegué a mi casa, puse el taco sobre la mesa, le pedí perdón y lo tiré.
No me lo iba a comer después de ver su oscurísimo pasado.

miércoles

quesín y lalita (¡actualización!)

Actualización:

No, no es actualización sobre Quesín y Lalita, sino de un post que deposité en Recolectivo.
Sobre uno de mis temas favoritos y que a la vez me ha traído puras desdichas.
Para verlo mueven el cursor AQUÍ y le dan clic.

***

De vuelta en este valle de lágrimas.
Este regreso al D.F. es muy diferente al anterior, excepto por una cosa, bueno, dos.

¿Se acuerdan de "Tortillín"? si no sabes de qué estoy hablando, dádle clic AQUÍ.

Y como el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, pues...


Bueno, Tortillín está sumamente contento. Mientras yo debo ir pensando en comprar jaulas o cambiarme de casa.

lunes

el oso bipolar (83)

¡El Oso Bipolar y compañía, juegan al Rock Band de Los Beatles!

Para ver lo que sigue, hay que pucharle al video de abajo.



Y ya, prometo no hacer más videos chafitas hasta que le sepa mover al Flash o hasta que me contraten en Pixar. Lo que pase primero.

jueves

momentos cumbres de mi vida (63)

Por primera vez, los Momentos Cumbres de mi Vida viajan en el tiempo y presento un capítulo del futuro de, pongamos, el año 2022.
Y en esta ocasión ¡en video!
(Saquen los Kleenex)



Alguien déme clases de Flash para no andar pasando estas vergüenzas.

Grado de veracidad: Al paso que voy, 98.3%

lunes

tres cosas

Primero, por si alguien es fan de Tarantino:

Para ver la continuación, picádle e id, por AQUÍ.

Luego, otra vez tarde pero sin sueño, sale el calendario del mes de Octubre con la obra titulada: "El Oso Bipolar, el Lobo Tomía, la Foca Bifocal y el Pingüino se juntan en una tarde ociosa (de octubre) y juegan al Rock Band de The Beatles sin probar ningún tipo de estupefaciente ni psicotrópico que les afecte su armonía y/o pudor"


Después de hacer el calendario surgió un episodio más del Oso Bipolar, pero en el próximo post lo pongo, básicamente porque ya no alcanzo a terminarlo y porque por mi casa hay un lugar donde venden hamburguesas y yo no me podía ir de Chihuahua sin probar una hamburguesa al carbón.
El detalle es que el encargado del changarro es igualito, idéntico, clon y copia exacta de Hugo Chávez (le tomaría foto, pero me da miedo)

No sé si él esté consciente de su parecido, pero parece que sí, porque en escencia, hace lo que se le pega la gana:

Obviamente el lugar no se llama así, pero si le cambiara el nombre sería un éxito. Segurísimo.

Y pues me comí una hamburguesa al gusto del chef bolivariano y me dio un bolivariano retortijón que ni viendo a la Miss Venezuela se me quita.

jueves