lunes

mujeres y Garibay

La primera juventud es edad de soledad y hastío. Invariablemente amábamos a alguna mujer - la mas bella del mundo, claro -que nos ignoraba sin remordimientos, aceptaba nuestro dolor y adoración, se conmovía, alguna vez nos pasaba la mano por los cabellos, se divertía, y pasaba de largo- como se dice en las novelas que por fortuna no he vuelto a leer-. Sufríamos como perros y nos queríamos unos a otros las que hermanos. Lo compartiamos todo y dejabamos de vernos sólo para dormir. Conocíamos nuestras obras renglón a renglón y nos parecían excepcionales. Nos admirábamos reciprocamente y mucho. Sí pues sonreíamos juntos, pero convengamos en que el cariño era grande y necesario- nuestro único apoyo-, y pasajero segun dejaron ver los años. No vuelve a darse igual en la vida. Del amigo de la infancia nos separa la vocación, sobre todo si es ésta de escribir o la de la música; y de la segunda juventud en adelante nos separan las mujeres y el dinero que llega o que no llega. Allá en los veinte años hablábamos de ellas, por supuesto, pero ni de la que nos lastimaba, esa era zona prohibida, territorio de los poemas y las lamentaciones. Cada uno en su soledad y sus anhelos, queriendo estar en otra parte, asomado siquiera a los dias, a las horas de la vanamente amada., detestando a los queridos conpañeros onmipresentes. Creiamos saber de ese tema, y de poesía y la literatura toda, y no sabíamos nada, o cuando mucho casi nada y todo lo dominabamos y todo nos dejaba inexplicablemente vacios y de muchos modos hartos de nosotros mismos. Cuando algo comenzamos a conocer y aparecieron por fin verdaderas, las mujeres, una para cada uno - digamos-, cada quién echó por su rumbo a fingir felicidad y a hacerse de veras del oficio, que desde entonces se alargó hasta parecer inabarcable, interminable. Hablo de los que seguimos escribiendo sin tiempo, porque los que desertaron del mundo de la perduta gente, o los que iban para licenciados de cualquier cosa o para políticos o comerciantes, esos, siempre supieron cómo exprimir la existencia, como ser alegres violadores y las tardes severos profesionales de su íntima tontería, y siempre nos vieron con desdén. Recuerdo que una mañana, en la cantina El Paraíso, un tosco estudiante de Leyes que después se hizo abogado picudo en cuestiones de impuestos, me dijo, reblandecido por la reciente muerte de su padre: - Fíjate que me acordé mucho de tí. Ora que te ví, por esi te invité esta cerveza, me di cuenta que me he estado acordando mucho de tí. Porque estaba en Nueva York, tenia 2 dias de haber llegado cuando recibi un telegrama: que habia muerto mi padre. Ya no vi Nueva York, date cuenta. Cinco días en autobuses, de regreso. Imagínate. Y venía pensando: cómo envidio a ese cabrón, es loco, no sufre por una mujer, no sufre por los examenes, no sufre por recibirse de abogado ni por terminar siquiera la carrera, no sufre si se le muere su padre, no sufre, se cree genio, es un pinche loco medio divertido a veces, me cai que cómo lo envidio. Porque ¿Sabes qué Garibay? ( y esto puede que te sirva, estas a tiempo; quien sabe) la vida , si la tomas en serio, es cabrona, créeme, aquello de Castellanos Quinto ya se acabó. - Salud- le dije alzando el vaso. Me sonreía como a un irremidible discípulo, me miraban sus astutos ojos ciegos.
Ricardo Garibay
-------------------------------------------------------------------

Y después de este revelador texto, y de reflexionar sobre el spot de Madrazo en donde sale corriendo y pensar que de seguro está corriendo pues está huyendo de la justicia. Dejo esta imágen de una sirena tatuándose.
La imágen de Winnie Cooper la quité pues luego de verla me di cuenta que ya creció, pero la cara la tiene igual, entonces parecía una niña en bikini, y mejor no le busco a la policía cibernética que me quiera hacer compañero del chapito o del mochaorejas.
Digo, si voy a poner fotos de chicas malas que estén maduritas y tengan cara de que les están pagando bien por despojarse de su ropa.

Y no se pierdan proximamente el capítulo "Kabeza reflexiona profundamente y decide incursionar en el arte del Manga, el tai-chi y el su shi"

3 comentarios:

SKARAV dijo...

Y que se esta tatuando la sirenita? buen post...

Huevo dijo...

Señor Kabeza, si era yo el que dejo el comentario.

Y aqui sucede lo mismo que decia Ibargüengoitia sobre las botellas con canica; garantizan que el contenido es original, no que sea bueno.

No se que acabo de decir, pero Garibay es otro de mis idolos (el señor Ibargüengoitia es el primero), su libro "Como se gana la vida" lo tengo en mi cabecera.

Saludos.

Kabeza dijo...

antonio: me extraña que siendo araña... ¿de plano no lo ves? le estan tatuando unas piernitas

Huevo: Ibargüengoitia es la neta, el texto que puse de Garibay,es precisamente de Cómo se gana la vida.
saludos.