lunes

lazarillo de chihuahua


Siempre me han sorprendido los ciegos que andan solos en la calle. Y en esta ciudad más.
Si cuando no traigo mi mapita del Metro termino en zonas cerradas por derribo o donde habita el olvido, no me imagino cómo le hace alguien que no ve para poder orientarse y transitar por esta ciudad de la furia.

En dos días aprendí dos lecciones.
En la primera iba con una amiga en el Metro y un ciego intentaba circular por el vagón "cantando" rolas religiosas en alabanza al dios en el que él cree. Pero como éramos tantos, el José Feliciano región 4.5 iba topando con todo mundo, al llegar a donde estaba mi amiga y yo se atoró. Sospechosamente sucedió en donde estaba otra damita y uno de los tubos que sirven para que uno se sujete y no termine en el suelo.
En mi infinita bondad y vocación de servicio, puse mi mano en el hombro del ciego y lo traté de destrabar de donde estaba. Básicamente porque estaba cantando muy fuerte, muy feo y ya se le estaba arrimando a mi amiga.
Entonces el invidente, me volteó a "ver", interrumpió su canción y me dijo: "Si no va a ayudar no estorbe" o algo así.

Miré a mi amiga y ella con cara de "ay norteñito menso, aquí no se le ayuda a la gente, es casi pecado y te echan a la CNDH" no dijo nada. Yo nomás pensé: "chale, eso se gana uno por andar de buen samaritano"

Al otro día volví al ingrato pero efectivo Metro para ir a no me acuerdo dónde. Ya me habitué a los demás y sigo mi camino sin mirar a los lados (snif), al bajar unas escaleras entre el gentío me orillé hacia el pasamanos, y un viejito estaba ahí parado e indeciso. Lo rebasé y, error de errores, me giré a verlo.
Era un ciego que se debatía en cómo bajar las escaleras. Éste sí se veía más amolado y necesitado de ayuda y compasión. El espíritu de Jorge Luis Borges me iluminó y regresé hacia el viejo.
Le formulé la pregunta más capciosa que pude: ¿Le ayudo a bajar?
-Sí, por favor -me respondió.
Y sin decir nada, me sujetó del brazo muy fuerte. Casi me interrumpe la circulación sanguínea de mi brazo derecho.
-Me estoy recuperando de la muñeca y ahora me van a perjudicar lo que sigue -pensaba al tiempo que bajábamos y el invidente musitaba cosas como "Dios mío Dios mío santo sacramentado bsbsbsbsbsssss... madre de todos los ángeles bsbsbsbsssss..."

Antes de que se me pusiera morado el brazo llegamos a los torniquetes. Me preguntó a cuál dirección iba, le dije y resultó ser la misma a la que iba él. Nos subimos al Metro, volvió a agarrarse de mi brazo y yo recé a quien me oyera: "que no cante, que no sea ciego cantor... que no cante, sino me van a dar el dinero a mí y se me va a acabar el encanto"
Pero no cantó. Subía y subía gente al vagón apretujándonos como muéganos, de pronto sentí un leve tocamiento en mi trasero.
-Ay, estas capitalinas no pueden ver un norteño porque luego luego se les alborota la hormona -pensé. Volví la cabeza para ver a la picarona y sólo estaba el viejo ciego que me confrontó a una disyuntiva:
1- No era ciego y sí mañoso.
2- Era mañoso, pero definitivamente también ciego, pues anda en zonas inexistentes.
3- Lo de menos era su visión, es un ladronzuelo y ya agarró a su menso.

Afortunadamente soy un hombre con destellos de inteligencia y desde que estoy en el D.F. pongo mi cartera en mis bolsillos delanteros. En los de atrás llevo estampitas del Niño Fidencio, Juanito y mi mapita del metro.
A la siguiente estación, me bajé. Antes le hice una bonita seña de caracola al viejecillo en su cara.
Espero que la haya visto.


P.D. Existe la opción de que no me haya querido robar y que con la multitud su mano apareció por ahí, pero hay cosas que no quiero averiguar.

22 comentarios:

tazy dijo...

la capacidad de orientación que tienen los habitantes de esta ciudad sólo se compara con las mariposas monarcas

ru dijo...

Yo por eso no soy ciego.

Kózmica dijo...

Me da mucha pena con los ciegos, pero lo reconozco, este post me hizo reír muchísimo, sobre todo al imaginarme que hubiera pasado de haber sido un ciego cantor.

Saludos!

Rarezas Corp. dijo...

y yo por eso no soy menso

EL ULTIMO ELEFANTE dijo...

Los ciegos solo tienen mejor instinto de conservación que los norteños, no te azotes. La caricatura no tiene desperdicio.

El Tipo dijo...

Naaaaaaa... nada de "casualidad" pa mi que eres una nueva víctima de "paco" para una nueva versión capitalina de "La risa en vacaciones 13"...

Jaja buen post. Saludos

Zed dijo...

Master, hagales como yo. Patéelos hasta morir.

LA NARANJA MECANICA nos enseña muchas cosas :)

Garash dijo...

Después de esta cruel experiencia creo que has aprendido que a veces lo estás viendo y no lo ves...

FRiGoLitO dijo...

chale, de alguna manera debía de agradecerte jeje

Pantera dijo...

Yo por eso no voy al DF.

Gracias.

sirako dijo...

hay otros que se atoran en lugares super chafas, te les acercas y te piden varo. otros que se te suben a la espalda y te hacen bailar la macarena y otros que te violan con su "mirada" aguas

Rojo... dijo...

Ni a cual irle, entre toda la fauna defeña del metro, desde los vendedores de baratijas hasta los hoy en dia dizque poetas "performanceros"

chio dijo...

hi!!
jajajajaja iban a violar a kabeza [en realidad no era un asalto y solo queria cariñitos^^]!!
jaja
aiOz
bxOz


^^

EL REY LAGARCUIJE dijo...

master kabeza! si me permite hacer un pequeño comercial: coleccion de 4 soundtracks de Wim Wenders, wings of desire, faraway, so close, paris, texas y until the end os the world; todos en su blog que los quiere mucho: lagarcuije.blogspot.com

Lidia Gaytán dijo...

jaja el viejin jugando al canasteado y ni le avisa jajaja

luna dijo...

Pues ya ni se sabe..

Reign dijo...

Juaaa el dibujo es lo mejor, de inmediato me sentí identificada... yo tengo el sentido de orientación de un marinero!

Pero uno muy borracho y marihuano. ; _ ;

A mi también me mandó a la verga un vato en silla de ruedas en un bar cuando lo vi batallando y le dije que si lo ayudaba. Ahora resulta que la regla es "Si no piden ayuda, no la ofrezcas" porque luego se sienten. Gente acomplejada, diría yo, pero ya ves, hay que ser políticamente correctos o por buena onda nos sale pior.

Arte dijo...

jajaja hay cosas que son mejor dejar en la obscuridad.. a mi me paso lo mismo cuando llegue al DF, andaba ahi toda norteada sonriendole a extraños y ayudando a la gente.. cuando descubri, que este no era el Norte!!

flaca dijo...

Anda, mi reysss!!!

la illoldi dijo...

jejejeje...
otro pedo los ciegos, claro...

trabajé con ellos alrededor de cinco años, vaya que te enseñan cosas...

saludos, maese

la illoldi dijo...

jejejeje...
otro pedo los ciegos, claro...

trabajé con ellos alrededor de cinco años, vaya que te enseñan cosas...

saludos, maese

Vco Flew dijo...

Me recuerda a mi triste historia donde un muchacho con una deformación genética en los brazos (los tenía muy cortitos pues) me empezó a seguir en el metro y hacer plática. Mi mente adolescente pensó: Sí le digo q se largue... pensará q lo desprecio por su condición... y me iré al infierno. O_O

Finalmente le inventé q me bajaba en la siguiente estación.

Ninguna frase más aterradora para una mujer q viaja en el metro es: Staaaas bien bonita amiiigaaaaa, ¡Cómo te llamaaaaas?