lunes

...pero tú llevas también, sabor a PRI*


Creo que tengo cierta autoridad para hablar de lo que voy a hablar, porque durante mi niñez y adolescencia sobreviví a 5 sexenios priistas y conviví con palabras como “crisis”, “carestía”, “fraude” y “corrupción”. Gracias a esto, fui de los niños que pedía fiado en la tiendita de la escuela, vi cómo bajaban de calidad los juguetes en cada navidad después de alguna devaluación y cambié de amigos de barrio por tener que mudarme después de algún error de diciembre.

Es decir, sé más o menos qué es el PRI, y gracias a estos cambios se fue desarrollando en mí traumas que me convirtieron en un cliente frecuente de especialistas en la salud mental.

Ahora, después de dos sexenios panistas, ver cómo se están moviendo las cosas y luego de un exhaustivo trabajo de campo tengo la teoría de que los mexicanos sufrimos en este momento algo llamado Síndrome de Abstinencia. Esto es el conjunto de reacciones físicas o corporales que ocurren cuando una persona con adicción a una sustancia dejan de consumirla. Pero en nuestro caso, lo que nos tiene así de ansiosos no es el alcohol, el cigarro o el clembuterol, es más, ni la guerra, digo, lucha contra el narco, es la dependencia emocional que tenemos hacia el PRI.

Yo vengo de Chihuahua y allá desde 1992 hubo alternancia y tuvimos a un gobernador panista y al terminar su mandato, regresó el PRI, como que la gente se dio cuenta que el PAN era lo mismo, pero más barato. Es decir, igual roban pero se persignan después de cada atraco, como hacen los comerciantes ante su primera venta. Igual declaran burradas, pero al final cierran con un “que Dios los bendiga”, igual pactan en lo oscurito pero luego van a confesarse.

Dicen por ahí que todos llevamos un priista dentro, pero yo ya fui al doctor, me revisó y lo único que me encontró fue una úlcera, sí, está fea y se parece a Elba Esther Gordillo, pero no es priista. Es decir no creo en esa hipótesis, bueno a lo mejor Carstens sí tiene un priista dentro, bueno, hasta diez ha de tener, pero no es cierto eso de que todos somos priistas, es como ya dije, Síndrome de Abstinencia.

Añoramos esos tiempos que no son muy distintos a los actuales, pero por lo menos los políticos se tomaban en serio su papel y declaraban cosas rebuscadas en donde no decían nada y por eso mismo, como no entendíamos no nos enojábamos. Cuando uno iba a votar era como ir a ver las películas de Harry Potter después de leer los libros, o sea ya sabíamos qué iba a pasar. Cuando los noticieros de la televisión decían lo que les convenía y ocultaban las noticias incómodas, bueno, eso sigue pasando, pero después de tanto López Dóriga uno ya extraña a Jacobo Zabludovsky, ¡esas eran verdaderas formas de tergiversar y no payasadas!

Cómo olvidar y no extrañar esa bonita tradición del dedazo, a los más jóvenes les parecerá albur, pero eso les pasa por no nacer antes y perderse la emoción de que el presidente en turno designara a su sucesor entre su gabinete, escogiendo al menos menso y más ratero. Ahora parece que es al revés.

Sentimos nostalgia por los informes de gobierno que paralizaban al país, no íbamos a la escuela para ver a nuestro querido y carismático presidente dar cuentas alegres, y como no había televisión de cable en ese entonces, era muy probable que sí nos lo tuviéramos que chutar.

Añoramos a Fidel Velázquez y sus entretenidas conferencias de prensa de los lunes, luego el Peje quiso seguir la tradición, pero no fue lo mismo, se empeñó en que igual que a Fidel no se le entendiera lo que decía, pero sin mucho éxito.

Extrañamos cuando la única guerra que había en el país era contra la pobreza la cual consistía en eliminar a los pobres y crear más para que el gobierno tuviera algo qué hacer.

Parece que olvidamos la caída del sistema, las lágrimas de López Portillo, el colapso de De La Madrid ante el sismo del 85, el calvario y calvicie de Salinas, bueno, hasta parece que en vez del 68 en Tlatelolco tuvimos un 69 en Tlalpan con lo alegres que estamos con el probable regreso del PRI.

Ahora el PRI dice que aprendió la lección, que superó sus errores y que ya no hará travesuras, pero yo no estoy muy seguro de eso. Antes fue Díaz Ordaz con La Tigresa, ahora es Peña Nieto con La Gaviota, Antes fueron las arrugas de Fidel Velázquez, ahora son las chapitas de Eruviel, antes era el “teléfono rojo” del presidente, ahora será el Twitter del presidente, antes embarazaban las urnas, ahora las embarazan, pero les dan la píldora del día siguiente para que nadie sospeche nada.

En el año 2009 México padeció una epidemia de influenza que volvió loca a la población, llevándola a la paranoia y al pánico colectivo. Para el próximo 2012 estaremos ante un nuevo brote de otra epidemia, la “Influencia Priista”, nuestra adicción al PRI nos llevará a medidas extremas, si en el 2009 fueron los cubrebocas, ahora serán las chapitas. Si hace 2 años fue el gel antibacterial en el 2012 será el gel moco de gorila para el cabello, si con la influenza fueron las compras de pánico, en el 2012 será el pánico si no recibimos la despensa cortesía de nuestro candidato. Si en el 2009 todos los comercios cerraron por la gripe, en el 2012 todos los comercios cerrarán por algún descalabro económico. Si en los tiempos del cubrebocas no podíamos saludar de beso, en el 2012 se pondrá de moda otra vez el besamanos.

Desafortunadamente no existe una vacuna para nuestra adicción al PRI, creíamos que con otro partido en el poder nos curaríamos, pero como siempre, salió peor el remedio que la enfermedad.

Que conste que con esto no estoy defendiendo el renacimiento de los dinosaurios, ni deseando que regresemos a tiempos pasados, sólo doy el resultado de mi sesudo análisis que me llevó toda la noche de ayer la cual iba a aprovechar para visitar a mi abuelita pero como ella vive en Ecatepec pues no pude llegar porque se inundó la calle donde vive, parece que se taparon las coladeras con la propaganda de Eruviel.

Como ya dije, yo vengo de Chihuahua y si José Alfredo Jiménez dijo que en Guanajuato la vida no vale nada, exijo que su colega Alberto Aguilera Valadez, mejor conocido en el Noa-Noa y sus alrededores como Juan Gabriel, se acuerde de la tierra que lo vio crecer y componga algo más llegador ahora que en Chihuahua la vida verdaderamente no vale nada, digo, si le hizo la canción de su campaña a Labastida, ahora que regrese el partidazo va a tener más trabajo que los equipos forenses de la PGR.


*Texto leído (lo mejor que pude) en El Vicio el sábado 16 de Julio.

14 comentarios:

Kabeza dijo...

Sólo puse el video de la introducción porque no se grabó todo y pos' pa' qué pongo cosas a medias.

Sombrerudo dijo...

a mi nomás me tocó (sin albur) vivir diez años del PRI.

Cuando tenía cuatro años, en 1994, mi padre se fue del país pa'l "otro lado". Cuando se acababa la pantera rosa y empezaban los partidos políticos, todos los niños salíamos a la calle a jugar entre los baches, si no era que teníamos algún deber pendiente como esperar la pipa del agua o salir a vender en la calle.

Mi madre la hizo de padre y comerciante, y yo la acompañaba a vender donitas caseras a domicilio. Con la leche liconsa hacíamos bollos (o hielitos o no sé como se llamen en el resto de la republica)y pusimos un changarro donde también se vendía frituras y comida.

En la fila de las tortillas platicaba con los huercos de la cuadra. Todos llevaban una tarjeta de tortibonos, que eran algo así como las tarjetas de telefonos, pero verdes. No decia mucho, solo el nombre de los respectivos padres de cada uno de los huercos. La mía tenía el nombre del vecino: como no estaba mi padre en el país, el gobierno no nos dio una.

Ni seguro. Íbamos al centro de salud, donde me acuerdo que encima de los letreros de "Cuidado con el dengue!" había, irónicamente, dengues de verdad caminando despreocupados. A mi hermano y a mi nos dio apendicitis. No el mismo día, claro. Cuando se lo diagnosticaron a mi hermano ya estaba a punto de morir. Vivíamos como a 2 horas de monterrey, y la ambulancia del imss se rehusaba a llevarlo. Fuimos con un médico (cuyo hermano era carnicero) y efectuó una exitosa operación.

En la escuela gané un concurso de no sé qué fregados, de inteligencia o algo así. El premio se lo clavo la maestra, y no pudimos hacer nada ni contra ella o contra el SNTE.

Un día del niño nos ganamos una bicicleta. Ahí se enseñó a andar en bici mi hermana y mi hermano. Yo era el menor. Cuando llegó mi turno por aprender, también llegó el error de diciembre y mi padre se fue.

Y eso, repito, en solo diez años.
------------------

Fijate, ayer escribí en mi blog que por qué los 70 años del PRI no son clasificados como dictadura. Digo, si la URSS era una dictadura del partido comunista, ¿porqué esta no lo fue del PRI?

Por cierto:
Profiriato 35 años
Priismo 70 años
Peñismo 140años
Digo, es lógico ¿no?

Sizu Yantra dijo...

Bien dicho Kabeza, 70 años y no aprendimos la lección. No digo que el gobierno en puesto sea mejor o peor, pero ver la felicidad con la que la gente espera que el PRI regrese al poder, me hace ver que los mexicanos no tenemos memoria, y si la tenemos, preferimos olvidar por una despensa. ¡Que pena!
Saludos...

Anónimo dijo...

Hola, por despistada no vi que dia ibas a estar en El Vicio!! porque no haces otra presentaciòn?
Yo creo que si aprendimos pero es como dice Kabeza es el sindrome del Abstinencia. Al menos en mi caso: no se a quien elegir, no veo quien sea el menos peor, a alguien que de verdad quiera salvar a nuestro país, por eso mismo si he visto mas gente que añora al PRI, pensado que regresariamos como estabamos antes: con crisis pero sin guerra.
Angélica

Roberto Peña - Grillopolis dijo...

Pues a mí me dejó sin mi primer trabajo la crisis del 94 y en mi rancho decían que había que votar por el PRI porque era el partido del presidente, de la virgen y de la bandera.

C. Thunders dijo...

Hablar en público aún cuando ya sabes lo que vas a decir, siempre es un reto. No importa de que tamaño sea el público, existe la presión de que se entienda lo que estás diciendo.

Kabeza, espero que hayas aprendido bastante de esta ocasión.

Para el compa sombrerudo de acá arriba le mando un afectuoso saludo. Me identifico con (casi) todo lo que comenta y me hizo acordarme de esta rola: http://youtu.be/k4q9TloDbEY

De la política no me gusta hablar porque es boñiga.

Rev. Alexander Strauffon dijo...

El sistema pluripartidista en general es un mal, Kabeza.

Por desgracia, Mexico es un ejemplo que le da la razon a quienes dicen que, en efecto, la democracia ("democracia") no funciona.

todavia dijo...

EL PRI no es un vicio, es una maldición.

Falso Profeta dijo...

La bronca es que sí aprendimos, pero solamente la gente que tiene acceso a la información no manipulada. Pero lso que no la tienen, que son la gran mayoría, o bien prestarán sus credencial de elector por una despensa o votarán por el que los llene de más publicidad mentirosa: el PRI. He ahí la diferencia por la que siguen ganando esos perros del "nuevo" PRI.

Anónimo dijo...

el problema es seguir aferrado a los partidos, eso es lo que nos tiene jodidios, eso y nuestra apatia a tomar nosostros las decisiones importantes, nuestra genetica a que alguien tome nuestras decisiones... ojala algun dia nos invada alemania.

Anónimo dijo...

hueva de leer toda esa madre...

La Observadora dijo...

Alguna vez escuche que México vivía bajo un matriarcado, con iconos cómo La Guadalupana, El Ángel de la independencia, la imagen del Seguro Social, la protagonista de telenovela y claro que el PRI es la matriarca que no se destruye sólo se transforma. Es parte de la cultura del México moderno.

La Observadora dijo...

Tristemente el hombre es el único Animal de costumbres y hábitos. Y el SNTE ha hecho tan bien su chamba bajo el aparo del gobierno que no conocemos nuestra historia y volvemos a repetirla.

xl pharmacy dijo...

Buen video con solo escucharlos se divirtieron mucho y eso es lo importante